11 años después de tomar esta fotografía, descubren impresionante hallazgo. !!

Publicado hace 4 semanas

¿Casualidad o destino?

Es cierto que muchas cosas de las que nos suceden son nada más y menos que las consecuencias de nuestros actos, sin embargo, existen otras que nos hacen pensar que son un regalo o un infortunio del destino, otras más son creyentes de las casualidades, y las pruebas que existen de la siguiente historia, nos tienen en un dilema.

Yen es un hombre que vive en China y que hace poco hizo un insólito descubrimiento en una de las fotografías de su esposa.

El sujeto se encontraba visitando a su suegra y como toda una madre orgullosa, esta le sacó varias fotografías a Yen de su hija para que las mirara. Yen había conocido hace siete años a Xue.

Entre las fotografías encontró una que lo dejó totalmente sin palabras, en ella aparecía Xue pero, ¡sorpresa! también aparecía él y en aquel entonces ni siquiera se conocían.

En la imagen se puede observar a Xue sentada en un borde y detrás de ella una gran escultura, también se aprecia un sujeto que parece estar posando para una fotografía, precisamente él era Yen. Quizás ese día ni siquiera se toparon el uno con el otro y si lo hicieron, seguramente jamás pasó por la mente de alguno que algún día se enamorarían tanto que decidirían casarse.

Fue en julio del 2000 cuando Yen y Xue, tomaron la misma decisión: tomarse una fotografía en la plaza 4 de mayo en Qingdao, China, claro, cada uno por su lado pues no se conocían. 

Xue tomó una postura en la imagen pero si observamos bien, al fondo aparece alguien más posando también, se trata de su ahora esposo, Yen.

¨No pude evitar sentir que mi piel se erizaba, fue extraño, una sensación indescriptible¨, comentó Yen.

Luego de esa fotografía, tuvieron que pasar 11 años para que esta pareja se conociera.

Luego del insólito descubrimiento, Yen le mostró a su esposa la fotografía que había tomado ese día, también comentó que esa era su pose para fotografiarse y efectivamente en su foto puede apreciarse como posa frente a la gran estructura en donde también se encontraba Xue pero desde otro ángulo.

El hombre no desaprovechó este suceso y decidió compartirlo en las redes ante el asombro, muchos han comentado que sólo fue coincidencia mientras que otros piensan que ellos ya estaban destinados.

Xue ha comentado que en esa ocasión había acompañado a su madre quien acababa de salir de una cirugía, Yen sólo estaba de paseo con su familia.

Xue y Yen han regresado a Qingdao y se han fotografiado pero esta vez juntos. Esperan volver con el tiempo cuando tengan hijos, así completarían el cuadro perfecto.

Esta historia nos comprueba que si existen personas que están destinadas a estar juntas, sólo basta que dejen actuar al destino por si solo, este puede que los encuentre y los separe una y mil veces pero si al final desea que estén juntos, lo estarán, sin importar lo que haya pasado o cuanto tiempo haya transcurrido.

¿Qué opinas acerca de esta historia? ¿Crees que fue casualidad o el destino? Danos tu opinión al respecto y difunde con los demás.

Comentarios