Esta nena de 2 años de edad tuvo una trágica muerte después de Navidad. La razón es tan grande como una uña

Publicado hace 1 año

Brianna Florería era una dulce y alegre nena de 2 años de edad. Vivía en Oklahoma (USA) con sus padres, hermanos y abuelos, y celebró la Navidad con ellos.

Poco antes de la Navidad, Brianna había tenido un poco de temperatura, pero sus padres sospechaban que se trataba de un resfriado común. Justo el domingo después de Navidad, la niña de 2 años de edad, tuvo que ser trasladada al hospital.

La razón: La niña vomitaba sangre y su piel se tornaba de un color azul. A medida que le realizaron una radiografía en el hospital, todo se volvió evidente. Brianna se había tragado una pila de botón.

8c108cc9ed1a82ba5b66ff7b5ee60276

La pequeña fue sometida inmediatamente a una cirugía, ya que el ácido de la batería había sido filtrado por su sangre y había devorado su estómago y una arteria principal. “Los médicos operaron durante dos horas y media, pero no pudieron detener la hemorragia”, dijo su abuelo Kent Vice. “Un momento ella estaba bien, y al siguiente, ya había muerto. No teníamos idea de que se había tragado esa batería.”

b886c6f43ace89956a0028ef5c45ff4a-800x533

Las pilas tipo moneda, de litio, como las que Brianna se tragó, se encuentran en muchos dispositivos electrónicos. No sólo en los controles remotos, calculadoras, y relojes eléctricos, si no también en juguetes y otros aparatos electrónicos para niños.

De acuerdo al Centro Nacional de Información Toxicológica en Washington DC, hubo más de 11,000 casos de ingestión de las pilas tan sólo entre el 2005 y el 2014. Más de 15 niños fallecieron, y más de 101 tuvieron graves problemas médicos por esta causa.

80e1b12bb6a7fee20ece0e13be775f6f-800x531

Por lo tanto, es importante que sepas exactamente los tipos de complicaciones que pueden surgir si un niño ingiere una batería. ¡Entonces debes actuar rápido! De acuerdo con “Batería Controlada Australia”, que es una asociación que se ocupa en Australia de este tema en específico, debes comunicarte inmediatamente con los especialistas, en los siguientes casos:

Si un niño se traga una batería, inmediatamente llama al Centro de Control Toxicológico. Actuar rápidamente puede significar el salvar una vida, y aunque los especialistas locales tal vez no estén presentes las 24 horas del día, en estos centros de atención saben qué hacer.

No permitas que el niño coma nada y no lo obligues a tragar. Podría vomitar y por lo tanto asfixiarse.

– ¡Precaución! ¡La leche no es ningún antídoto! Por lo contrario, con la leche, el veneno se filtra más rápido por el torrente sanguíneo, e incluso, por los intestinos.

¡Mantén fuera del alcance de los niños todas esas baterías que puedan ser tragadas!

Investiga exactamente cuáles son aquellos dispositivos que utilizan estas baterías. ¿Un niño puede abrir este dispositivo y alcanzar la batería?

Desecha inmediatamente las baterías vacías. La mayoría de los supermercados cuentan con estaciones de recolección gratuitas.

La familia de Brianna organizó un evento para recaudar fondos y así poder ayudarse a hacer frente a los costos del funeral.

Sin embargo, ante esta tragedia, se ha arrojado un pequeño rayo de esperanza: los científicos están tratando de desarrollar un método para rodear las baterías con “Quantum – coat”. De este modo las baterías no podrán disolverse en los estómagos de niños ni animales, lo cual podría prevenir la muerte por ingesta.

5125e5a7fc153de5ebf3c2aeb9abb352-800x531

Comparte esta importante información con todos tus amigos. El riesgo potencial de tragar estas baterías no debe ser subestimado, por lo que todo el mundo debe proteger a sus hijos y a sus seres queridos de este peligro.

Comparte esto con tu familia y tus amigos.

Comentarios