4 Errores que algunas mujeres cometen en el matrimonio y que pueden terminar en DIVORCIO

Publicado hace 1 año

Siempre en cuestión y asuntos de pareja es difícil juzgar sin estar en los zapatos de los protagonistas, sin embargo muchos matrimonios caen en rutinas y procesos que se convierten en errores que la mayoría de las parejas no saben como lidiar con ellos, y cuando se dan cuenta resulta demasiado tarde, una experta ha evaluado esta temática basada en su propia relación y asegura que estas 4 fallas recurrentes fueron causantes de arruinar su matrimonio ¡Toma nota y evítalas por el bienestar de tu relación!

1. Puse a mis hijos primero4-errores-en-mi-matrimonio-01-730x513

Es fácil querer a tus hijos, porque ellos te adoran pase lo que pase. Pero el matrimonio implica trabajo. Cada vez que mi matrimonio empezaba a sentirse como ‘trabajo’, yo organizaba algo con los niños, como ir a un taller o al museo de ciencias; organizaba estas ‘aventuras’ cuando mi esposo no podía ir, para que no me arruinara el rato. Yo me decía a mí misma que estaba bien porque él prefería trabajar y siempre se veía de mal humor en las salidas familiares. Elegí acurrucarme junto a él en las noches maldiciendo que se acostara tarde o roncara. Rara vez estábamos solos juntos o tuvimos citas sin los niños.

2. No puse límites a mi padres4-errores-en-mi-matrimonio-3-730x411

Mis padres iban a mi casa con frecuencia, muchas veces sin avisar. ‘Ayudaban’ haciendo cosas que no les habíamos pedido. Íbamos de vacaciones juntos. Ellos corregían a los niños enfrente de nosotros y yo, por temor a molestarlos, nunca les marqué un límite que debían respetar. Muy pocas veces defendí la autonomía de mi familia, y mi esposo, literalmente, se casó con mi familia.

3. ‘Castré’ a mi esposo4-errores-en-mi-matrimonio-2-730x485

Pensé que el amor implicaba honestidad, pero todos sabemos que la verdad duele. Al tiempo que él y yo nos sentíamos más cómodos (léase: flojos) en nuestra relación, yo dejé de esforzarme por compensar esa realidad. En cambio, les hablaba mal de él a mis amigas, a mi mamá, a mis compañeras de trabajo. Todo-el-tiempo: “¿Puedes creer que hizo esto?”

Lo hice menos diciendo que su trabajo era poco importante, que sus amigos eran unos flojos, que hacía las cosas mal cuando en realidad no las hacía como yo quería. A veces, le llegué a hablar como si fuera un niño. Yo controlaba las finanzas de la familia, y le pedía cuentas sobre cada peso que gastaba. Y en la cama… claro, él hacía las cosas mal también, y no me apenaba decírselo. Conforme el matrimonio se derrumbaba, yo buscaba constantemente sus fallas y errores para poder justificar mi superioridad. Al final, yo tenía ‘cero’ respeto por él y me aseguraba de que él lo supiera y lo sintiera cada día.

4. No quise aprender a pelear del modo correcto4-errores-en-mi-matrimonio-04-700x700

Sé que suena extraño sugerir que existe un modo correcto de pelear, pero lo hay. Yo pretendí mantener la paz quedándome callada cuando algo realmente me molestaba. Por supuesto, todas las cosas que me enojaban se iban acumulando hasta que hacían erupción de vez en cuando a través de un destructivo ataque de ira al estilo Hulk. (Ira a nivel clínico, del tipo definición de salud mental.)

Después del episodio, me justificaba diciendo que una mujer puede soportar hasta un límite, pero viendo ahora hacia atrás, sé que yo era una bruja que daba miedo cuando eso ocurría.

¿Que te pareció?

Si te gusto déjanos tu comentario y comparte con tus amigos.

Te invito a que también veas: Sabía que la estaban observando por una ventana, NUNCA imaginarás lo que ocurrió

Comentarios

Close