El dueño de este restaurante dice que morirás si comes en su local. ¿Por qué?

Publicado hace 1 año

Si comés en este restaurante de Arizona, te mueres. Las papas están fritas en grasa y las hamburguesas cuádruples tienen 8000 calorías. Un éxito de marketing y cocina que suma fans en todo Estados Unidos.

85b48254-54e1-4ad0-9a91-715bda824fca

“Soy el dueño del único restaurante honesto de todo Estados Unidos. Yo te digo que sí, que es cierto, que esta comida te va a hacer mal y que te va a matar”. Estas palabras son textuales de Jon Basso, alias Doctor Jon, propietario del Heart Attack Grill (lo que acá se traduciría como Parrilla “El Infarto”). El slogan del lugar lo dice todo: “A taste worth dying for” (Un sabor por el cuál vale la pena morir).

1349421437

Mientras Burger King, Mc Donald’s, Kentucky Fried Chicken, Wendy’s y tantas otras cadenas de locales de comida rápida ofrecen ensaladas, manzanas, jugos y demás opciones light, y lanzan campañas de marketing para convencer al público de que sus productos no son nocivos para la salud, acá ocurre todo lo contrario. La propuesta es muy simple: hamburguesas grandes y papas fritas freídas en grasa de cerdo y gaseosas con azúcar. “No tenemos ni gaseosas light, ni cervezas light y es más: ni siquiera le ponemos lechuga a nuestras hamburguesas”, se enorgullece Doctor Jon en una entrevista reciente con el noticiero del canal CBS. Ante la pregunta de si es realmente un doctor, su respuesta es ambigua: “Debo admitir que la National Medical Association no me reconoce como tal”.

heart-attack-grill-04

A esta altura tal vez te estés preguntando si esto que contamos es cierto. Te vamos sacando la duda y te decimos que sí: el restaurante existe. Parece una joda, pero existe. Queda en Chandler (Arizona). Tiene capacidad para 40 comensales y, a pesar de estar medio oculto detrás de una estación de servicio, es un éxito absoluto desde el día que abrió sus puertas en diciembre de 2005. El concepto de Heart Attack Grill queda claro desde antes de entrar al lugar: sobre la puerta un cartel reza “Caution: this estabishment is bad for your health”, o sea “Cuidado, este establecimiento es malo para su salud”. En realidad, lo que se hace en esta hamburguesería es parodiar en extremo las actuales recomendaciones médicas acerca de los cuidados que debemos tener en nuestra dieta. “La gente está harta de que le digan que todo lo que come le hace mal. Acá, durante un glorioso momento, la gente puede decir: ‘voy a comer lo que realmente quiero’”. COMO UN HOSPITAL Por dentro, el restaurante recrea un hospital.

673x6731244059531_heart_baja_3

 

 

Es atendido por pulposas chicas vestidas de enfermeras que no toman pedidos, sino “prescripciones” y que llaman “pacientes” a los comensales. Una vez que éstos deciden lo que comerán, les colocan una pulsera blanca, como si realmente se tratara de enfermos internados en un sanatorio. En la pulsera no se anota el mal que sufre el paciente, sino qué hamburguesa pidió.

Por ahí anda también, en persona, el famoso Doctor Jon, friendo patys y papas, siempre con su delantal blanco y su estetoscopio. Pero la cosa no termina ahí: las hamburguesas se llaman Bypass, Doble Bypass, Triple Bypass y Cuádruple Bypass, dependiendo de la cantidad de patys que llevan. Por si te interesa, anotá la receta del Cuádruple: cuatro patys de media libra cada uno freídos en grasa de cerdo, un tomate entero cortado en rodajas, media cebolla en rodajas, ocho fetas de queso, y seis rebanadas de pan.

heart-attack-1

¿Calorías? Claro, tiene 8000. Sale 12,95 dólares, y si te lo terminás todo, te llevan hasta tu auto en una silla de ruedas (no es joda: te llevan hasta tu auto en una silla de ruedas). Hay otras promos, como “Big guys are on the house” (Los grandotes son invitados de la casa): en un rincón del salón hay una balanza; si te pesás y marcás más de 350 libras, comés gratis todo lo que querés, aunque aclaran que no podés compartir platos, ni podés pedir comida para llevar. No vaya ser cosa que algún avivado lleve a un amigo gordo para comer de arriba.

529928_3426102327755_1126178053_4887672_507757748_n2

El menú se completa con una especie de salad bar que obviamente no tiene ensaladas, sino únicamente papas fritas, que uno se sirve a piacere. Además, venden cigarrillos sin filtro.

Comentarios