Perra es rescatada de una jaula apretada – ella está lista para un nuevo comienzo.

Publicado hace 2 meses

Liszka fue robada la dignidad. La perra vivía en una pequeña y estrecha prisión sin perspectivas de alegría, amor y empoderamiento.

Hasta que un día apareció la gente, que le dio lo que se merecía: amor, libertad y la oportunidad de una nueva vida.

Sin embargo, con toda la alegría de su salvación, su historia recuerda el sufrimiento de muchos animales mantenidos en circunstancias totalmente indignas.

Bitch Liszka se hizo un remache en la lotería de la vida: aterrizó con los dueños que no les importaba su bienestar, dejándolos perecer en una pequeña jaula en su propio excremento. Ella apenas podía moverse libremente.

Afortunadamente, su cruel destino no fue descubierto, y los amantes de los animales iniciaron un rescate.

” Ella estaba esperando su muerte “, uno de sus rescatadores describió la situación frente a OTOZ Animals .

La crueldad animal deja rastros
Debido a su postura de prisión, Liszka tenía lesiones en las piernas y problemas graves. También le aterrorizaba la gente y temblaba de miedo cuando los rescatadores aparecieron para liberarla de su infierno.

Su dueño anterior tuvo que responder por la sospecha de crueldad animal ante la policía.

Liszka está mucho mejor desde su rescate. Las cicatrices emocionales nunca sanarán por completo, pero nada se interpone en el camino de una vida entre personas que respetan su dignidad.

En el vídeo, puedes ver el momento en que Liszka siente la hierba entre sus patas por primera vez en mucho tiempo:

¡Comparte este maravilloso vídeo con todas las personas que se regocijan al ver un animal feliz!

Comentarios